domingo, 28 de octubre de 2007

"EL DÍA QUE SE TRUNCÓ LA ILUSIÓN..." (Fotos: José Urbano)

"Al oír daos la vuelta, no sé si llovía más dentro del paso que afuera"
"El año que viene, el año que viene..."

- A todas las lágrimas con las que se empaparon los costales.-










"¡Niños! ¡Daos la vuelta!"

Hay que seguir caminando hasta el próximo Martes Santo llevando al Señor y a su Santísima Madre en el corazón, meciéndolos con la ilusión de que el próximo año, la calle se llenará de la luz del Sol que sale de la Calle Casares cada Martes Santo y el brillo de las estrellas que al Rosario le caen por la cara.
¡Hay que seguir caminando valientes! ¡Con el izquierdo por delante!

1 comentario:

Barri dijo...

Cierto fue, llovia más dentro que fuera, se mojaban más las mejillas que la ropa. Por lo menos, hubo 40 corazones que intentaron en cada levantá llevar las nubes lejos, para que EL MORENO pudiera ver de frente a la gente que tanto lo quiera. Sólo espero que sea un recuerdo agrio, de un martes santo con el que no se pudo disfrutar y reflejar todos los momentos pasados en cada ensayo. Como bien se dijo, el año que viene, el año que viene... ya se verá.